5 de diciembre de 2011

La Comunidad De Madrid "derrocha" 10.000.000€ en licencias de software.

Así de sensacionalista era el titular que encontraba esta mañana en Barrapunto. Si bien nunca he considerado dicha página como un medio de comunicación serio sino como un canal mas de información lo cierto es que no estoy de acuerdo con el titular, y voy a explicar porque.

Podemos encontrar detalles del concurso por el cual se han adjudicado ese presupuesto a la adquisición de licencias en el BOCM y aqui:

http://apiscam.blogspot.com/2011/12/adjudicado-concurso-millonario-de.html

Por supuesto la discusión se centra en la tradicional batalla de software propietario vs software libre en la administración. Si bien no hay ningún estudio que acote seriamente si eso supondría un ahorro de dinero real o no si que hay unas ventaja seria sobre el uso de software libre, genera valor añadido.

El software libre, como se ha dicho antes en este blog, y mas en entornos empresariales, no es gratuito. Debe contar con un soporte, ya sea en la propia empresa o externo, y ya sea por la propia empresa suministradora del software o una tercera empresa.

En el caso del software propietario el soporte va incluido en la licencia, aunque muy pocas veces se hace uso de el. Por lo general se incluyen contratos de soporte adicionales. No hace falta decir que los costes de licencias + contrato de soporte superan los de el contrato de soporte del software libre. Así que sí, en un primer momento ahorraríamos costes en la adquisición del software. Pero vamos con lo importante, el valor añadido.

El uso de software libre nos permite adaptar los servicios que requerimos a nuestras necesidades, optimizando el uso de recursos, tanto hardware como humanos. Podemos seguir desarrollando la aplicación, mejorarla, actualizarla sin engorrosas y caras licencias nuevas etc... Para ello necesitamos coger lo que ahorramos en licencias y en hardware e invertirlo en recursos humanos, ya sea propio o externo. Y ahí es donde el software libre genera valor añadido, y lo hace de manera directa y local. Además cuando disponemos de una aplicación que es nuestra, que conocemos porque hemos desarrollado nosotros, y disponemos de un equipo de personas que es capaz de dar un soporte fiable podemos vender ese soporte a terceros interesados en nuestro software.

Entonces, ¿porque la CAM y otras administraciones no se plantean en migrar a software libre en estos tiempos de crisis? Bueno, lo cierto es que lo hacen. Pero hay un gran escoyo que no han conseguido salvar.

Como algunos sabéis yo trabajo para una consultora en un proyecto en una empresa pública. Actualmente tanto por parte de dicha empresa como por parte de las empresas que trabajamos para ella tratamos de que el software libre sea la primera opción, desarrollamos nuestras propias aplicaciones para nuestras necesidades y no dudamos en adquirir software libre cuando cumple las funciones que requerimos. De ese modo hemos podido vender nuestras aplicaciones a otras empresas públicas de ámbito europeo e internacional que trabajan en el mismo campo que nosotros. Sin embargo en los puestos de trabajo seguimos usando Windows y otros productos Microsoft. De hecho estamos en proceso de migración de Windows XP a Windows 7. ¿Y por que? ¿Por la comodidad de los usuarios? ¿Por necesidad en el uso de algunas aplicaciones propietarias?

La realidad es que en los concursos que se han abierto para migrar los puestos de usuario a software libre no ha concurrido ni un solo proyecto serio para llevar a cabo dicha tarea, y han quedado desiertos. Así que mientras la gente que trabajamos por y para el software libre no semos capaces de competir seriamente con las grandes corporaciones de software propietario en su mismo campo, no podemos decir que gastar 10.000.000€ en licencias de software es un derroche, porque la única alternativa que somos capaces de ofrecer es "pues usa linux..."

El software libre no es gratis, es un producto, y como tal hay que saber venderlo.

2 de diciembre de 2011

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en internet”

Hace mas o menos un año me unía a la iniciativa para intentar hacernos oír en contra de la flamante Ley Sinde. Un año después y tras pasar por todos los vericuetos legales posibles para sacarla adelante hoy vuelve al congreso. Por eso vuelvo a colgar el manifiesto.
  1. # Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.
  2. # La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.
  3. # La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.
  4. # La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.
  5. # Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.
  6. # Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.
  7. # Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.
  8. # Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
  9. # Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.
  10. # En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.