11 de enero de 2013

Usando Unity like a pro.

El último escritorio de Ubuntu, Unity, ha sido uno de los más criticados por su extrema sencillez y poca posibilidad de personalización. La mayoría de los usuarios acostumbrados a entornos Gnome o KDE se le echaron encima, hizo ponerse las pilas al lento equipo de desarrollo de Gnome3 y ha sido criticado en medios, foros y blogs. Ha provocado forks y ñapas para Gnome y ha devuelto escritorios como Fluxbox o XFCE al escritorio por defecto en algunas distribuciones que usaban Gnome2.

Sin embargo, como cualquier otro escritorio Linux que se precie, tras un corto periodo de adaptación lo cierto es que se hace de lo más eficiente que he probado jamás. La curva de aprendizaje es genial, y en la era de los dispositivos táctiles es una interfaz muy intuitiva, tanto que no hace falta profundizar para hacer un buen uso, ahora bien, si queremos tenemos la posibilidad de mejorar nuestra capacidad de trabajo con Unity. Para ello primero vamos a ver de qué disponemos y para qué sirve cada cosa.

Panel Superior:  Inicialmente el panel superior de Unity solo dispone de un acceso al Dash y los indicadores de notificaciones, fecha y hora, control de volumen y sesión. Además se usa para integrar el menú de aplicaciones al estilo MacOS.

Launcher: El panel lateral o Lanzador contiene iconos de acceso directo a aplicaciones. Estos iconos se pueden añadir, eliminar, reordenar, etc.

Dash: Es el nuevo menú que pone en marcha Unity. En principio permite arrancar aplicaciones que tenemos instaladas pero no están en el lanzador, sugiere aplicaciones disponibles, busca documentos etc…  Pero tiene muchas más funciones y opciones.

Tecla Súper: Para los nuevos, la tecla Súper en Linux es la tecla de Windows.

Escritorio Unity
Bien, pues vamos a empezar por lo básico, como arrancar una aplicación. Para ello tenemos varias opciones, la primera y más sencilla, si tenemos un acceso directo en el Lanzador, haciendo click en el acceso directo. Ahora bien, también podemos usar la tecla Súper. Si solo la pulsamos una vez, saldrá el Dash, pero si la dejamos presionada, aparecerán los atajos del Lanzador. Con Súper + 1 lanzamos la aplicación del primer icono del lanzador, Súper + 2 la segunda etc…

La segunda opción es lanzarla desde el Dash, al igual que antes presionamos Súper una vez, cuando aparezca el Dash podemos navegar por el hasta encontrar la aplicación y hacer click en ella, navegar con las teclas del cursos y arrancar con Intro o bien buscar la aplicación escribiendo las primeras letras en el Dash para filtrar. Una vez lanzada la aplicación en el Dash aparece en el Lanzador, y con el botón derecho podemos decir que se quede como acceso directo.

Como veis tenemos muchas formas, más y menos complejas, de hacer lo mismo, para que cada cual use la que le parezca más cómoda.

Ahora vamos a profundizar en el Dash, como hemos dicho antes, con la tecla Súper abrimos el Dash principal, pero hay 2 Dash más para conocer.

El Dash principal combina un lanzador rápido, menú principal, recientes, búsqueda e indexación de documentos etc… Si nos fijamos en la parte inferior incorpora 4 iconos que enfocan el Dash en todo (casita), solo aplicaciones (herramientas), solo documentos (folio) o solo música (nota musical).

El Dash con sus iconos de categoría.
Además el Dash permite el uso de lentes que amplían las búsquedas como la famosa lente para Amazon que tanto polvo ha levantado, la de Wikipedia, Google Docs, una calculadora y muchas más que hay disponibles e irán saliendo.

El Dash de ejecución nos permite ejecutar un programa directamente sin necesidad de abrir la consola. Se invoca con Alt + F2 al igual que el menú ejecutar en otros escritorios Linux.

El Dash de aplicación realiza búsquedas en los menús y funciones de la aplicación que estemos usando. Se invoca con la tecla Alt. Por ejemplo, estamos haciendo un documento en LibreOffice y no nos acordamos, no sabemos cómo se insertan columnas. Podemos rebuscar por todos los menús de formato, herramientas, ver, insertar etc… o podemos presionar Alt y escribir “columna”, el Dash nos dará todas las opciones del menú en la que aparezca dicha palabra, como insertar columnas, formato de columnas etc…

El Dash de aplicación para Chromium.

Como podéis ver las opciones que nos ofrece Unity para facilitarnos tareas en el día a día son muchas más de las que se mencionan inicialmente y hay muchas más que podemos utilizar. Para ello siempre podemos poner de fondo esta chuleta hasta que desarrollemos una forma de movernos adaptada a nuestras costumbres y necesidades que nos resulte cómoda.


Otra de las cosas que no suele gustar de Unity es el GlobalMenu, es decir, que el menú de Archivo, Editar etc... de las aplicaciones aparece directamente en el panel. Para deshabilitarlo simplemente tenemos que abrir una Terminal y teclear:

sudo apt-get autoremove appmenu-gtk appmenu-gtk3 appmenu-qt

Tras reiniciar la sesión los menús volverán a situarse en la ventana de aplicación en vez de en el panel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario